18 jul. 2011

¿Cómo funcionan las empresas de capital riesgo?

























La actividad de las empresas de capital riesgo consta principalmente de 3 fases:

1) Comprar una empresas susceptible de ser gestionada de una forma más eficiente.
2) Transformar esa empresa, convirtiéndola en una empresa mejor y de más valor aplicando mejoras en su gestión.
3) Vender la empresa por un precio superior al que se compró al haberla convertido en algo más valioso de lo que era en el momento de la compra.

El ciclo entero puede durar entre 3 y 6 años aproximadamente, aunque cada caso es distinto y las cifras indicadas son solamente una orientación.

La parte más importante es la transformación de la empresa, sin menospreciar el saber comprar barato y vender caro.
A una empresa de capital riesgo no le interesa comprar una empresa muy eficiente y muy bien gestionada, ya que la mayor parte de su beneficio lo obtienen en la transformación y si una empresa está muy bien gestionada queda poco márgen para introducir mejoras significativas.

En una empresa mal gestionada es evidente que hay mucho trabajo por hacer y muchas formas de introducir mejoras que aumenten el valor de la empresa, por lo que resultan atractivas para las empresas de capital riesgo.
Pero hay otro tipo de empresas, bien gestionadas, que tambien son atractivas para el capital riesgo; las empresas “susceptibles de mejora” . 

Son empresas bien gestionados y que obtienen beneficios pero que podrían dar un “salto de calidad” por diferentes razones. Estas empresas podrían seguir funcionando y dando beneficios a sus propietarios de forma indefinida pero tienen la capacidad de ser transformadas de forma que aumenten en gran medida sus beneficios y por tanto su valor.

Supongamos un ejemplo muy sencillo; una empresa que consiste en una única tienda de informática que tiene un beneficio de 100.000 euros al año y que está situada en un local con un valor de 1.000.000 de euros. Esta tienda podría seguir funcionando tal y como está actualmente, pero una empresa de capital riesgo podría comprarla y realizar la siguiente transformación:

Vender el local por 1.000.000 de euros y permanecer en el mismo local de alquiler, pagando 50.000 euros al año al nuevo dueño. Este nuevo dueño obtiene una rentabilidad del 5% por el alquiler

Montar 5 nuevas tiendas de informática similares a la primera (suponemos que instalar cada tienda tiene un coste total de 200.000 euros), alquilando tambien los nuevos locales.

Si suponemos que la tienda original en propiedad tenía unos gastos de mantenimiento (comunidad de vecinos, derramas, IBI, seguros, etc.) de 5.000 euros vemos que al pasar a estar en alquiler los gastos asociados al local aumentan en 45.000 euros (50.0000 de alquiler – 5.000 de gastos), por lo que los beneficios de esa tienda se reducen de 100.000 euros al año a 55.000 euros al año. Pero la empresa ahora tiene 6 tiendas, cada una ganando esos 55.000 euros, por lo que los beneficios totales de la empresa pasan a ser 330.000 euros (6 x 55.000), en lugar de los 100.000 euros iniciales.

Además, al tener 6 tiendas en lugar de 1 existe la posibilidad de conseguir mejores precios de los proveedores, compartir gastos generales, etc. y eso supone un ahorro por tienda de 10.000 euros al año, por lo que los beneficios de la empresa se incrementan en 60.000 euros (6 x 10.000) y pasan a ser de 390.000 euros (330.000 + 60.000).

La empresa original del ejemplo ha multiplicado sus beneficios prácticamente por 4 al pasar de 100.000 a 390.000 euros, por lo que el valor de la empresa ha crecido fuertemente y la empresa de capital riesgo puede venderla ahora obteniendo un beneficio importante. Con estos beneficios podría abrir 2 tiendas más al año sin recurrir a ningún tipo de financiación externa y seguir creciendo. Si utiliza financiación externa podrá abrir más tiendas al año y crecer más rápidamente, aumentando el riesgo de la empresa.

La empresa original tenía beneficios y podía haber seguido existiendo tal y como estaba, pero tenía la posibilidad de ser transformada en una empresa más grande, con más beneficios y más posibilidades de crecimiento futuro.

Nota: En el ejemplo propuesto no se ha utilizado ningún tipo de financiación externa. En la realidad las empresas de capital riesgo suelen utilizar créditos en gran medida.

Fuente: Invertir en Bolsa.



gCuenta es un producto Premium de Servicios Integrales 24H en toda España. + info 900 111 900